Píldoras tratamiento contra el cáncer

Imagina que de repente tú o un familiar cercano enferma de algo cuyo tratamiento puede llegar a ser impagable como lo es el cáncer, a esto súmale el hecho de que los medicamentos que deberían ser gratuitos, están elevando su costo porque la situación responde a la Ley de la oferta y la demanda ¿cómo te sentirías al no poder hacer nada a favor de esa persona?

Desde 2018 en México el nuevo gobierno, bajo su política de austeridad, determinó realizar ajustes presupuestales en muchos sectores. Dicha acción traería grandes beneficios ya que de administraciones pasadas se venían realizando malos manejos, desvío millonarios y licitaciones arregladas. El sector salud fue uno de los que “sufrieron” estos ajustes.

Se decidió romper relación con todos los intermediarios de medicamentos para comprar directamente a proveedores eliminando así sobreprecios en las medicinas. Esto no suena nada mal, pero generó un fuerte desabasto de muchos productos para el tratamiento de enfermedades como lupus, VIH y cáncer afectando tanto a adultos como niños.

AMLO plantea que si hay desabasto de medicinas para el cáncer ...

Desde que arrancó la migración, se aseguró que nunca faltaría ni atención médica ni medicinas gratuitas pero este proceso no ha sido nada fácil. ¿Sabías que la escasez de medicamentos está violando al menos tres derechos de 20,000 niños con cáncer en el país? Y… ¿sabías que uno de esos derechos está marcado en la misma Constitución de México?

La UNICEF defiende el derecho a la atención médica adecuada, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos vela por el derecho a la salud y la propia Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, en su Artículo 4º, menciona que toda Persona tiene derecho a la protección de la salud.

Imagen

¿Por qué te debería importarte el desabasto de medicinas utilizadas para el tratamiento contra el cáncer? Hay muchas razones humanas que si comenzamos a enumerarlas una de ellas sería la empatía, pero también porque todos tenemos familiares, todos requerimos acceso a la salud, porque vivimos en una comunidad donde el bienestar mutuo debería ser una premisa.

Adicionalmente, si está existiendo una reestuctruración en los sistemas de salud sin un aparente plan de migración, ¿qué nos hace creer que estamos exentos a que no existirá algún inconveniente en caso de tener algún problema médico? Si se tiene la posibilidad de contar con atención privada, ¿no podrían los medicamentos incrementar su costo por un desabastecimiento fuerte? O ¿qué podría pasar si esta situación se expande a otros tratamientos contra el cáncer?

¿Por qué nos molesta que los padres de estos niños hagan una huelga de hambre o bloqueos a las afuera del Aeropuerto de la Ciudad de México para hacerse escuchar? ¿Por qué no exigimos respuestas efectivas? ¿Por qué debemos seguir sufriendo la falta de empatía o las omisiones de nuestras autoridades como el Secretario de Salud, el Director de Instituto Mexicano del Seguro Social, la esposa del presidente o el Presidente mismo?

¿Qué podemos hacer nosotros? Debemos visibilizar situaciones como la violación a los derechos de la salud por el simple hecho de ser un derecho básico y universal en la vida de cualquier persona. Como ciudadanos debemos exigir el cumplimiento de este derecho no sólo por nosotros sino por la sociedad misma.