Gaming político en México

Gamer

Política y videojuego

Los mexicanos nos burlamos de todo y de todos, también nos caracterizamos por la cordialidad de la gente, por vivir la muerte (acá les dejo el video de Guillermo del Toro que lo explica todo), la picardía o por las ocurrencias que nos lleva al dicho de “México no domina el mundo porque no quiere”.

México es considerado como un país de gran fuerza para diferentes industrias por varios motivos, entre ellos, la extensión territorial y su densidad poblacional, de ahí que “México es, actualmente, el mayor mercado de juegos de América Latina, con ventas por 1,800 millones dólares en 2019, y alberga a 63.1 millones de entusiastas de los juegos” de acuerdo con el periodista Carlos Fernández de Lara en su nota de “Gaming: La mina de oro qué México no ha sabido explotar” en Expansión.

Este potencial que existe en el país, lo hemos visto plasmado en lo que conocemos como videojuego político que es “un videojuego corto basado en el contexto político del imaginario social que crea significados mediante elementos no-narrativos con un objetivo diferente al lúdico”.  Podríamos decir que estos desarrollos son un acercamiento a la realidad social a través de la interpretación de los creadores de este tipo de entretenimiento con la finalidad de “desahogarnos” de temas políticos.

Existen varios videojuegos desarrollados por usuarios en contextos electorales uno de ellos  es Mexicracia, parodia de humor sobre la vida política nacional, básicamente es un juego de estrategia donde el objetivo principal es llegar a ser presidente de la república intentando conseguir el voto de la población gracias a “mañas” conocidas como la donación de despensas, acarreados o compra de votos.  Incluye personajes políticos destacados de los últimos 10 años.

Otro juego disponible para Android e IOS es Diputazo Político desarrollado en 2016 previo a las elecciones presidenciales de 2018, este juego  permite a los usuarios seleccionar su político o candidato favorito para librar una pelea al puro estilo de Street Fighter en diversos escenarios emblemáticos de la Ciudad de México. Lo más destacado de este videojuego es que es un desarrollo de SDP Noticias, uno de los medios de comunicación con mayor popularidad en la región.

Si bien uno de los objetivos del videojuego político es canalizar el contexto político, también es un medio que permite acercar a poblaciones para tener una mayor conciencia y entendimiento de la política, en este caso, la mexicana.

Y no solo los usuarios se han sumado a desarrollar sus propias versiones de videojuegos, también en septiembre pasado vimos como Clara Luz Flores, alcaldesa de Escobedo Nuevo León dio el Grito de Independencia a través de Minecraft, ¿el resultado? Se acercó a un sector no necesariamente político, pero sí que entendían este juego e interactuaron con referencias al juego.

Hoy los videojuegos son productos culturales que nos permiten entender un contexto social, que también sirve para apoyar, rechazar o explicar de qué va la política. ¿Lo deberían hacer todos los políticos? No lo creo. ¿Deberían continuar este tipo de desarrollos por parte de los usuarios? Definitivamente sí, necesitamos un mayor acercamiento y sensibilidad de la vida política nacional y los videojuego son un gran vehículo para hacerlo.