S19: entre fake news y la verificación de información

S19 pictoline

Pictoline y Verificados

Septiembre 19 de 2017 (S19) , 11:00 a.m. se conmemoraba el 32º aniversario del terremoto del 85 con el macrosimulacro. En escuelas, oficinas, centros de trabajo y en algún edificio habitacional se realizó el ejercicio de salir o resguardarse según fuera el caso. Ese mismo día, aproximadamente a la 1:14 p.m., el suelo se movió, un sismo de 7.1 grados Richter azotó a la Ciudad de México y a varias ciudades más en distintos estados de la república.

A partir de ese momento, la Ciudad de México se detuvo. Los característicos sonidos de la ciudad fueron sustituidos por sirenas y por un silencio que helaba la sangre. Edificios colapsaron, escuelas, oficinas. Hubo muchas pérdidas humanas, muchas personas quedaron atrapadas en edificios y otras más buscaban la manera de llegar a sus hogares para hacer el recuento de los daños.

De acuerdo con información de Animal Político 369 personas perdieron la vida, hubo 12 millones de afectados, 5,765 viviendas dañadas tan solo en CDMX, más de 250 mil perdieron sus hogares y 53 centros de salud fueron afectados.

A partir de medio día del S19 en redes sociales comenzaron a circular videos que mostraban los daños en distintos puntos de la ciudad, los medios de comunicación retomaban este material para informar, ir generando un minuto a minuto y dar a conocer la magnitud del siniestro. A raíz de esto, un aire de empatía pocas veces visto impregnó a la sociedad, las personas se reunían en edificios derrumbados para quitar escombros, comenzaron a organizarse y a realizar brigadas con la finalidad de ayudar en lo que se pudiera.

Los usuarios de redes sociales pedían que se utilizaran dentro de sus posteos el horario de publicación a fin de evitar la desinformación, pese a ese esfuerzo el nivel de fake news fue desmesurado, hubo exceso de datos, centros de acopio saturados, falsas alarmas, intentos de predicciones de nuevos terremotos, incluso Google Maps se usó como herramienta para determinar el número de damnificados y condiciones de los edificios, pero la noticia falsa más grande se llamó: Frida Sofía.

El caso de Frida Sofía una supuesta niña atrapada en el colegio Rebsamen es una de las fake news más indignantes de los últimos años, por toda la carga emocional y por la gran desinformación que generó desde niveles gubernamentales. Cabe destacar que la mayor cobertura fue realizada por una de las televisoras más grandes del país, en otros medios, esta noticia tuvo un seguimiento mucho menor generando sospechas sobre la creación de esta nota. Y ¿cómo es que empezamos a sospechar de esto? Porque se comparó.

La utilización de diversas fuentes de información da apertura al cuestionamiento para generar una postura, en conjunto con las redes sociales, todos estos datos pueden ser confusos de ahí la importancia de buscar la veracidad de los datos. En particular, en 2017 resurge Verificados, esta vez como #Verificados19S la red de personas y organizaciones que proporcionó toda la información necesaria para que rescatistas y voluntarios pudieran contar con lo indispensable para salvar vidas.

#Verificados19S estuvo integrada por más de 500 voluntarios y 30 organizaciones y medios independientes, lograron procesar más de 20,000 datos en alrededor de 20 días, pero su más gran logro fue llenar ese vacío de legitimidad informativa que no existía en ese momento. La plataforma, también fue utilizada como herramienta básica para medios de comunicación, líderes de opinión y la sociedad en general al fungir como uno de los pilares informativos durante los días que el sismo fue nota prioritaria.

Como #Verificados19S, los medios tradicionales y los independientes que se dieron a la tarea de informar, pero también muchos de los usuarios de redes sociales se convirtieron en generadores de contenido de valor que marcó la diferencia durante este suceso. Esto nos lleva a considerar 3 aspectos importantes sobre la comunicación durante momentos de crisis:

  • La verificación no es negociable: es importante tener la claridad de la información, conocer quién la genera y si existe una réplica en otras plataformas.
  • Utilización de distintos medios para conocer varias versiones: considerar distintos enfoques ayuda a generar un pensamiento más crítico y racional.
  • El bien común es primordial: en casos de siniestros la comprobación de la información es fundamental para mantener un orden, en medida de lo posible, y así poder buscar un bienestar colectivo.

¿Hubo una diferencia en la forma de cómo recibimos la información durante el S19? A partir de esto ¿tenemos una costumbre más fuerte para corroborar información? Aun no, pero sí cambió. Nos dejamos llevar por la primera impresión de una nota, pero dudamos de su origen, buscamos otros medios, otras plataformas e incluso la compartimos.

Aun se generan un gran número de fake news, como el caso de los periodistas Joaquín López Doriga, Federico Arreola y Lourdes Mendoza que informaron sobre la muerte del empresario José Kuri por coranavirus y la familia salió a desmentir. Es trabajo de todos comenzar a dudar de la información, de cuestionarla, de sortear la sobreinformación y de verificarla para así comenzar a construir.